viernes, 31 de agosto de 2007

Lederman (3): emoción y esfuerzo

Bueno, no sé si hay alguien allí leyendo… Si es así, este bonito fragmento debe ser leído, al menos, un par de veces. Creo que deja claro la dosis de esfuerzo que la ciencia exige (la vida, diría yo, te dediques a lo que te dediques, si quieres "hacerlo bien"). Y la desazón con que frecuentemente nos regala. Pero no hay que olvidar una de las frases finales "debe haber alegría en las actividades diarias"…

Ganar el Premio Nobel fue emocionante. Pero nada comparado con la increíble excitación que nos embargó en el momento en que comprendimos que nuestro experimento había sido un éxito.

Hoy, los físicos sienten las mismas emociones que los científicos han sentido durante siglos. La vida de un físico está llena de ansiedad, dolor, dificultades, tensión, ataques de desesperanza, depresión y desánimo. Pero se encuentran puntuados por flashes maravillosos de risas, alegría y exultación. Estas epifanías tienen lugar en momentos impredecibles. A menudo son generadas por la súbita comprensión de algo nuevo e importante, algo bello, que alguien ha revelado. Pero, si usted es mortal, como la mayoría de científicos que conozco, los momentos más dulces son, con diferencia, cuando uno descubre un nuevo hecho del universo. Es sorprendente lo a menudo que eso sucede a las 3 de la madrugada, cuando estás solo en el laboratorio y averiguas algo profundo, y eres consciente que ningún otro ser humano sabe lo que tú sabes. O al menos eso esperas. Por supuesto, te apresurarás a decirlo a todo el mundo tan pronto como puedes. Este paso se denomina "publicar".
Este es un libro que muestra una serie de momentos infinitamente dulces que los científicos han experimentado los últimos 2500 años. Han permitido acceder a lo que sabemos sobre qué es el universo y cómo funciona. Pero el dolor y la depresión también forman parte de la historia.
.../...
Sin embargo, los científicos no pueden depender de esos "momentos Eureka" para llenar su vida. Debe haber alegría en las actividades diarias. En mi caso, mi diversión consiste en diseñar y construir aparatos que nos enseñaran cosas de tan abstracto tema [se refiere, claro, a la física de partículas].
Leon Lederman, The God particle