sábado, 15 de septiembre de 2007

Lederman (6): la pelota de fútbol invisible


Aún insistiré un poco más en la cuestión del significado de la palabra VER.

Lo haré con un símil futbolístico made in Lederman. Tenía mis dudas pero me ha decidido el mensaje de un amigo para el que el fútbol es mucho más de lo que yo puedo llegar a comprender ;-) Pienso que el símil puede hacerte pasar un buen rato, Raúl…

Imagina que llega a la Tierra una expedición de extraterrestres. Quizás la parte más floja de la historieta es que estos viajeros espaciales ultrainteligentes vienen para aprender de nosotros… :-D

Biológicamente son muy similares a nosotros pero tienen un "defecto visual": su sistema de percepción les impide ver (con minúscula) yuxtaposiciones de blanco y negro. Así que no son capaces de ver las cebras, algunas vacas, las fotocopias en blanco y negro ni los balones de fútbol (los antiguos, porque hoy acabo de descubrir que ya los hacen de todos los colores), por ejemplo.

Nuestros visitantes van a ver uno de los eventos importantes en nuestro planeta: una final del campeonato mundial de fútbol. Su rostro refleja inicialmente un grado de confusión notable: un grupo de personas en pantalón corto corriendo de aquí para allá, dando patadas al aire de vez en cuando, empujándose de vez en cuando, cayéndose al suelo de vez en cuando…
A veces un señor toca un pito y un jugador va hacia el exterior del rectángulo de juego, se queda parado y levanta sus dos brazos por encima de la cabeza mientras el resto de jugadores le mira…
En una ocasión, un jugador que lleva guantes, y que se comporta de manera bastante diferente al resto, se cae al suelo; un montón de gente del público se alegra un montón y chilla celebrándolo. Un marcador aumenta uno de sus dos grandes dígitos en una unidad.


Durante unos buenos 15 minutos, nuestros visitantes permanecen alucinados. Luego aplican diferentes técnicas para intentar comprender el juego. Primero se dedican a clasificar:

  • Esencialmente hay tres tipos de vestidos: dos parecen corresponder a sendos equipos en competencia. Un pequeño grupo de personas viste de negro y parecen ser un tipo de garantes de las reglas del juego.
  • Dentro de cada equipo parece que hay jugadores encargados de ciertas áreas geográficas del campo más o menos extensas.
  • Además, diferentes jugadores tienen tipos de movimiento diferentes.

En un paso posterior, introducen una nomenclatura: dan nombre a las diferentes posiciones de los jugadores. Luego van realizando comparaciones y contrastando las suposiciones que se van realizando. Así se llega a una gran lista de las características y propiedades de cada posición.

Se produce un gran avance en la comprensión del juego cuando se introduce la idea de simetría entre ambos equipos: cada posición del equipo A tiene su correspondiente en el equipo B. A pocos minutos del final del partido, nuestros visitantes tienen un montón de tablas y posibles reglas de juego. Pero, pese a que muchas de ellas son válidas, aún no han captado la esencia del juego.

Entonces, el más espabilado de todos los extraterrestres dice "postulemos la existencia de una pelota invisible". Muchos aspectos del juego cobran sentido bajo esta hipótesis: las patadas al aire, el hecho de que varios jugadores se concentren con frecuencia alrededor de un punto que parece moverse…

Y de repente se produce uno de esos extraños eventos en que un montón de gente parece enloquecer de felicidad y uno de los dígitos del marcador aumenta en una unidad. El extraterrestre más espabilado ha observado que la red que está detrás de uno de los dos jugadores-con-guantes casi-todo-el-rato-parados, del que se acaba de caer al suelo, se ha deformado un instante. Final del partido…

La teoría del espabilao tiene su punto pero para comprobar las hipótesis realizadas será necesario que nuestros amigos asistan a más partidos a la búsqueda de "esos raros eventos" que deforman la red… La caza y captura de "eventos" de ese tipo será el objetivo para dar por buena la simple teoría de "la existencia de una pelota invisible". Con cuidado, analizando la forma de la deformación de la red, podrá deducirse incluso la forma esférica del balón…

Esta es una metáfora común para muchos problemas de física y es especialmente relevante en física de partículas. No podemos comprender el juego (la naturaleza), sin saber de la existencia de la pelota (las partículas, átomos, etc) y, sin creer que tiene que existir un conjunto de reglas lógicas bajo las que se rige el juego (las leyes de la naturaleza). La clasificación, la realización de hipótesis y la observación atenta (casi siempre realizada con la ayuda de aparatos-sensores que no son con los que nacemos "de serie"), son imprescindibles.

La búsqueda de "eventos raros" es una de las ocupaciones principales de los físicos de partículas. Actualmente, en el CERN, se trabaja duramente en la puesta en funcionamiento del acelerador LHC y los detectores requeridos para detectar eventos en los que esté implicado un personaje que aún nos resulta inVISIBLE: el bosón de Higgs.