miércoles, 3 de octubre de 2007

Lederman (9): La camiseta definitiva

Hace poco estuve en una fiesta (que me resultó extraordinariamente grata) a la que me presenté con una camiseta llena de fórmulas físicas y matemáticas. Quizás debiera haber ido más elegante. Rectifico. Quizás debiera haberme arreglado. Rectifico (que no me puedo arreglar). Quizás debiera haber ido elegante. Pero los que me conocéis sabéis que realmente soy así (de impresentable): me encantan las camisetas. Las de música y ciencia son, al menos coherentemente, mis preferidas.

Pero tuve el "apoyo" de uno de mis compañeros de fiesta: se había puesto una corbata "rara", científica, que, claro, me encantó. Él había colaborado dura y eficientemente en la organización del fiestorro; yo creo que eso le daba derecho a ir vestido como quisiese. No obstante, iba elegante. ¡Pero llevaba una corbata "rara" a ojos del gran público! ¡Y yo me sentí acompañado!

Como el post de hoy (el bueno, el azul) va de camisetas quería introducirlo con los párrafos anteriores, a modo de posible bienvenida,
a este blog, a algunos de los compañeros de aquella fiesta (25 años desde que acabamos la carrera!!!).


"Mi hermano es un empresario moderno, de esos que venden, entre otras cosas, camisetas con frases ingeniosas. Estas permiten que la gente meta su visión del mundo en una frase no más ancha que su pecho. La ciencia no debiera ser menos ambiciosa. Espero vivir para ver toda la física reducida a una fórmula tan elegante y simple que quepa fácilmente en la parte delantera de una camiseta.

A lo largo de los siglos hemos realizado progresos significativos en la búsqueda de la camiseta definitiva. Por ejemplo, Newton introdujo la gravedad, una fuerza que explica un divertido espectro de fenómenos dispares: las mareas, la caída de una manzana, las órbitas de los planetas y los clusters de galaxias. La camiseta newtoniana rezaba F = m a.

Más adelante, Faraday y Maxwell desvelaron el misterio del espectro electromagnetico. Encontraron que electricidad, magnetismo, la luz del sol, las ondas de radio y los rayos X eran manifestaciones de la misma fuerza. La tienda de recuerdos de cualquier campus universitario te venderá camisetas con las ecuaciones de Maxwell pintadas en ellas.

Hoy, muchas partículas más tarde, tenemos el Modelo Estándard, que reduce toda la realidad a una docena de partículas o así y cuatro fuerzas. Representa todos los datos que hemos obtenido desde el primer acelerador, la torre inclinada de Pisa. Organiza las partículas llamadas quarks y leptones –seis de cada– en una elegante tabla. Uno puede representar el Modelo estándard en una camiseta, pero quedará bastante repletita. Es una simplicidad duramente conseguida por un ejército de físicos que han viajado por la misma carretera. Sin embargo, el modelo representado es tramposo: con sus 12 partículas y cuatro fuerzas es notablemente preciso, pero está incompleto y, de hecho, es internamente inconsistente. Si queremos tener espacio para disculparnos por las inconsistencias necesitaremos una camiseta XXL, y aún así…

¿Qué o quien obstruye nuestro camino en la búsqueda de la camiseta definitiva?"

Leon Lederman, The God particle
Justo ayer le envié una lista de fórmulas a un amigo para que pintase una camiseta que quiere regalar. La camiseta que pinte no será la definitiva… Era la lista de leyes fundamentales de la naturaleza, según el Dr. Wagensberg. Son las ecuaciones que recubren la entrada del CosmoCaixa de Barcelona. A mí me parecen, desde un punto de vista estético, muy bonitas. Las que comprendo tienen para mí un plus de belleza, así que me parecen muy muy bonitas. Bellas. Y por tanto no creo que sea tan raro que me gusten las camisetas que las contienen.













Estas son tres de mis camisetas predilectas. La que contiene el sistema periódico se aproxima bastante a la idea de camiseta definitiva. Los físicos deben conformarse con llenarla de fórmulas o, si la rellenan parcialmente, sólo podrán cubrir parcialmente el mundo de la física.


Y nada, que son curiosas las casualidades de la vida: el post que tocaba colgar hoy… iba de camisetas!!!

PD: He colocado la etiqueta de "tecnología" a este escrito; en referencia a la "tecnología de camisetas", claro… ;-p

2 comentarios:

María dijo...

Dios, qué buenas! Yo las camisetas especiales que tengo son, unade Nietzsche con una pistola disparando a Dios, y otra en la que aparece una reacción en la que los iones se hidrolizan, y otra en la que no. Debajo aparece Kh riéndose de la segunda reacción, jeje.

Luis dijo...

¡Ostras!: la de Nietzsche disparando a Dios quasi-definitiva en cuanto a tecnología filosófica. La otra, un divertimento químico que vestiría con mucho gusto: ¡qué mala leche Kh! Ya me daba cuenta cuando la estudiaba…
Luis