domingo, 9 de diciembre de 2007

La tristeza de ser electrón (que me parece que no es tal)

Título alternativo del post de hoy:
Discrepando un pel'in con Prin' Lalá



No quiero que éste sea un blog musical. Pero, dado que la tentación es muy GRANDE, no puedo resistirme a la coyuntura…

El primer disco de Prin'Lalá me ha encantado: siempre lo oigo sin acabar de dar crédito a mis oídos, con una sonrisa vaga en la boca. Me parece una joyita del pop nacional.

El caso es que tienen una canción (que es de las pocas que no han compuesto ellas) electrizante para un amante de la ciencia. La tristeza de ser electrón, se titula.
Pasaron varios siglos sin que el hombre descubriera
que vivía a su manera el electrón.
Estaba en todas partes y no estaba en ningún sitio
por aquello de la indeterminación.

Vivía para siempre enamorado
de un próximo y pesado nucleón.
Jamás los vieron juntos en la Tierra,
la Luna o el Sol.

Qué triste es ser electrón,
vivir en una nube,
el electrón se aburre por definición. (x2)

Sentía una atracción irresistible
y el amor era imposible por aquel bello protón.
El Hombre destrozó todo el encanto
con la inversa del cuadrado que se le ocurrió a un señor.

Danzando por un átomo cualquiera,
espera conocer lo que es amor.
Jamás los vieron juntos en la Tierra,
la Luna o el Sol.

Qué triste es ser electrón,
vivir en una nube,
el electrón se aburre por definición. (x2)
¡Qué bonita!
PERO discrepo en tres puntos:
  • no se puede juntar con el protón (su bien amado nucleón). ¡Vale!, pero está extraordinariamente entretenido en sus incesantes devaneos interatómicos, formando enlaces químicos a diestro y siniestro, originando la química: la farmacológica, la de la vida y la del amor (por aquello de que el sexo es todo química).
  • su bien amado nucleón no está especialmente cerca de él ya que el átomo es una entidad sorprendentemente "vacía". Supón que el núcleo atómico (donde se encuentran los nucleones) es del tamaño de una pelota. El electrón más cercano estará a una distancia 10.000 veces mayor que el tamaño de la pelota. [¿No te parece mucho? ¿Te imaginas una persona 10 veces más alta (grande) que tú? ¡Muy alta! 10.000 veces más grande es… ¡mucho más grande!]
  • Como ya comenté, me alineo con la idea de que la ciencia nunca resta belleza a las cosas. Así que no me gusta que se diga que "el hombre destrozó todo el encanto con la inversa del cuadrado", que era la ley que, supuestamente, gobernaba la atracción electrón-protón.
Además, hubiese sido deseable una mención al hecho de que al electrón sólo "le hacen tilín" uno de los dos tipos de nucleones, los protones (que son los que tienen carga eléctrica opuesta) y no los neutrones.

Aún así: ¡bien por Prin'Lalá! ¡Hasta en física y química son notables!
:-)