jueves, 14 de febrero de 2008

Avito Carrascal falls in love.

Dado el día que es hoy aquí in Spain, S. Valentín, día de los enamorados el post de hoy irá sobre D. Avito Carrascal y la "ciencia" del amor. Es decir, de lo cómico, tomado en broma, que resulta aplicar la filosofía de la ciencia al tema del amor que desde siempre no para de reproducirse.

Mi ignorancia no me deja saber si allá por el cono sur de las Américas, donde al parecer hay alguien que me lee, también se celebra este día de júbilo para el Corte Inglés y otros grandes almacenes. Discúlpame. En tu honor pienso escucharme unas rancheras llenas de amor y desamor (por si eres de Méjico), unos tangos sobre el tema (por si de Argentina) y a los Aterciopelados que, así a bote pronto, creo que es lo único Colombiano que tengo. Si eres de alguno de los países que quedan, me tendrías que pasar el nombre de algún grupo musical de por allá que pienses vale la pena escuchar.

No os enfadéis tampoco las mujeres, dado que el punto de vista es totalmente masculino, el de D. Avito. Seguro que Don Miguel de Unamuno representa en su personaje el sentir de muchos de los machitos de su época. ¡Ojalá hayamos mejorado algo! Del todo yo creo que no va a poder ser…

Bueno, a lo que voy…

— Tiempo hace que maduro un vasto plan para llevar a la práctica mis teorías, aplicando mi pedagogía sociológica in
tabula rasa...

— ¿Se va a hacer maestro?
[Este golpe me parece divertidísimo, viendo por dónde discurre la enseñanza actualmente. Igual don Miguel de Unamuno no pretendía hacer broma…]
— Algo más hondo.

— ¿Más hondo?

— Más hondo, sí, ¡voy a hacerme padre!
[¿Y este otro? Si eres madre-padre puede hacerte llorar de risa… El concepto de hijo/a adolescente parece ser incompatible con el de tabula rasa. Y los adolescente, existen. ¡Vaya si existen!]
«¿Se hace uno padre o le hacen tal?», piensa el matriculado en Ciencias naturales, traduciéndolo en esta frase:

— ¡Qué teorías, don Avito, ¡oh, qué teorías!

Y se levantan de la mesa, para madurar su plan uno, para estudiar el otro la lección del día siguiente. Porque Sinforiano, como buen chico que es, se lleva siempre una lección por delante y unas cuantas por detrás.
[Cualquier profe puede encontrar divertido el párrafo. Dios, ¡qué envidia!…]
Medita, en efecto, Carrascal buscar mujer a él y a su obra adecuada, y con ella casarse para tener de ella un hijo en quien implantar su sistema de pedagogía sociológica y hacerle genio. Por amor a la pedagogía va a casarse deductivamente
[Por deducción e inducción son dos formas de razonar; dos conceptos muy importantes en filosofía y, claro, en ciencia. A mí, la teoría de don Avito me parece hilarante, sin considerarla falsa… ;-) Don Avito empieza a introducirse en terrenos pantanosos, los del amor…]
Porque es de saber, antes de proseguir nuestro relato, que los matrimonios pueden ser inductivos o deductivos. Ocurre, en efecto, con harta frecuencia, que rodando por el mundo se encuentra el hombre con un gentil cuerpecito femenino que con sus aires y andares le hiere las cuerdas del meollo del espinazo, con unos ojos y una boca que se le meten al corazón, se enamora, pierde pie, y una vez en la resaca no halla mejor medio de salir a flote que no sea haciendo suyo el garboso cuerpecito con el contenido espiritual que tenga, si es que le tiene. He aquí un matrimonio inductivo. En otros casos acontece que al llegar a cierta edad experimenta el hombre un inexplicable vacío, que algo le falta, y sintiendo que no está bien que esté el hombre solo, se echa a buscar viviente vaso en que verter aquella redundancia de vida que por sensación de carencia se le revela. Busca mujer entonces y con ella se casa en matrimonio deductivo. Todo lo cual equivale a decir que, o ya precede la novia a la idea de casarse, conduciéndonos aquélla a ésta, o ya el propósito del casorio nos lleva a la novia. Y el matrimonio del futuro padre del genio tiene que ser, ¡claro está!, deductivo.
[Lo trivial podría ser considerar el texto como machista. Tras leer el libro completo considero que queda peor parado don Avito –y varios de los personajes masculinos– que su futura esposa y el resto de los personajes femeninos.]
Y como un hombre moderno, por mucho que en la pedagogía sociológica crea, no puede dejar de creer en la ley de la herencia, cavila noche y día Avito acerca del temperamento, idiosincrasia y carácter que su colaboradora ha de tener. Porque eso de que el huevecillo del futuro genio haya de ser un huevecillo como los demás, está bien en teoría, como postulado y punto de arranque de nuestra pedagogía, para los matriculados en ciencias, pero... ¿hemos de despreciar el instinto? A buscar, pues, novia.

Sentado ante su mesa, bien arrebujadas las piernas en una manta que imita una piel, y en largas horas de meditación fecunda, ha trazado Avito en unas cuantas cuartillas los caracteres antropológicos, fisiológicos, psíquicos y sociológicos que la futura madre del futuro genio ha de tener. Y tales caracteres en ninguna encarnan mejor que en Leoncia Carbajosa, sólida muchacha dólico-rubia, de color sano, amplias caderas, turgente y levantado pecho, mirar tranquilo, buen apetito y mejores fuerzas digestivas, instrucción variada, pensar libre de nieblas misticas, voz de contralto y regular dote. Avito ha puesto sus ojos en los de ella, por si éstos le dicen algo; pero Leoncia, a fuer de futura madre de genio futuro, no responde más que con la boca, y eso cuando se le pregunta. Decidido a la conquista de Leoncia, pónese Avito a redactar con tiento y medida eso que se llama carta de declaración. La cual no cabe sea, naturalmente, centón de esas encendidas frases que el amoroso instinto dicta, sino reposados argumentos que de la científica teoría del matrimonio derivan. Y del matrimonio mirado a luz sociológica.

Doce horas, en seis noches consecutivas, le cuesta el documento. Y no es la cosa para menos, porque cuando al rodar de los años se estudie al genio obtenido por pedagogía, pieza de escogido estudio habrá de ser, sin duda, la Carta Magna que de preludio le sirve. Escríbela, por lo tanto, Avito para la posteridad, a través de Leoncia, la dólico-rubia de anchas caderas. Es todo un informe amoroso: allí, con la precisa hoja de parra, las ineludibles necesidades orgánicas, allí psicología del amor sexual al alcance de las Leoncias Carbajosas y de la posteridad a que resumen, con el genio de la especie y demás metafísicas; allí la ley de Malthus, allí la tendencia sociológica a la monogamia, y allí, en fin, el problema de la prole. Cuajado todo ello en un sutil tejido en que se le suelta a la imaginación su parte, haciéndole ver, cual tentador señuelo, allá, en gloriosa lontananza, al espléndido genio. Lee y relee el expediente, corrigiéndolo a cada lectura, se lo recita tomándose de posteridad, y cuando lo ha visto bueno saca de él copia y se guarda la pieza original, esperando coyuntura propicia de que a la interesada se le traslade. Quiere antes prepararla para que sea menos brusca la emoción que le cause y el efecto útil mayor.
Miguel de Unamuno, Amor y pedagogía
Un abrazo (contenido, ¡ojo!, c o n t e n i d o) a todos y todas (y como gustaría decir Andrea, cantante de los Aterciopelados, entre todos y todas?).


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Luís,
muy bueno el texto, sobretodo lo del matrimonio inductivo/deductivo. Por cierto, de otros países no sé, pero de Chile te recomiendo los grupos Congreso, por un lado, y Sui Generis (o, también, Charly García).
Espero haya ido bien tu día de San Valentín

Luis dijo...

¡Pues muchas gracias por la recomendación! (Que será debidamente "procesada", es decir, paladeada y, ojalá, disfrutada.)
Luis