miércoles, 17 de septiembre de 2008

Recordando a Monterroso

Me acabo de reencontrar con un libro de cuentos de Monterroso que tenía. Por recomendación de un amigo.
En uno que se titula "Movimiento perpetuo" aparece un personaje con problemas de memoria. ¡Y se llama Luis! A veces no identificarse con un personaje de (supuesta) ficción es muy muy difícil.
– ¿Te acordaste?
Luis se enredó en un complicado pero en todo caso débil esfuerzo mental para recordar qué era lo que necesitaba haber recordado.
– No.
El gesto de disgusto de Juan le indicó que esta vez debería de ser algo realmente importante y que su olvido le acarrearía las consecuencias negativas de costumbre. Así siempre. La noche entera pensando no debo olvidarlo para a última hora olvidarlo. Como hecho adrede. Si supieran el trabajo que le costaba tratar de recordar, para no hablar ya de recordar.
Poco recordaba del libro en cuestión, lo cual me ha permitido disfrutarlo cómo si hubiese sido la primera vez que lo leía. Consuelo minúsculo: recordándolo podría haberme sonreído a lo largo de todos estos años (al rememorarlo). Pero, como hacía decir Quino a uno de sus personajes: si no se aprende a apreciar las pequeñas ventajas de los grandes inconvenientes (de las grandes pérdidas) se sufre mucho en esta vida. ;-)