martes, 19 de mayo de 2009

Los niños y la magnitud de las cosas

En uno de los comentarios de la foto astronómica del día 17 de Mayo del 2009 se rinde homenaje al recién desaparecido Mario Benedetti. Un breve y bello homenaje, mediante uno de sus propios poemas:
Cuándo eramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana no existía.

Luego cuándo muchachos
los viejos eran gentes de cuarenta
un estanque era un océano
la muerte sólo una palabra.

Ya cuándo nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte de los otros.

Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser la nuestra.

El momento y la belleza del poema creo que justifica sobradamente que vuelva a ocupar un pequeño espacio de la red. Además, va al hilo de un tema que me resulta muy querido, el que etiqueto como "Barrio Sésamo II", el de reaprender qué es grande y qué pequeño, qué significa ver algo, etc. Todos, conceptos que pensábamos perfectamente comprendidos pero que se nos escabullen una y otra vez en cuanto nos descuidamos. ¡Midámoslos! Sí, eso ayuda pero la anguila sigue siendo escurridiza de narices…


2 comentarios:

Felix dijo...

Hola Luis:
Soy un antiguo compañero de Facultad.Desde hace un año leo alguna vez tu blog, que por cierto me parece altamente interesante, aunque haya algunos articulos de una profundidad intelectual que me cuesta entender. Hace tiempo que queria mandarte un saludo, pero unas veces por falta de tiempo, otras por pereza, otras por que me abducen mis gemelas de tres años, el caso es que al final la casa sin barrer. Perdona que me mantenga en el anonimato, pero asi te doy opcion a que me descubras, que siempre has sido "mucho listo", y si no lo adivinas me identificare correctamente.
Por cierto el poema me ha parecido precioso, me encanta que la gente de ciencia lea poemas y se emocione, a veces nos tienen por bichos raros y carentes de toda sensibilidad.
Bueno Luis, esto solo era una escusa para mandarte un fuerte abrazo.
Me hubiese gustado hablar contigo el dia del 25 aniversario, pero no pude ir. Le dije a Concha( por supuesto Mendivil) que me reservase un sitio al lado tuyo en la comida, pero las circunstancias me impidieron asistir y haberos visto a un monton de gente.
Pistas: hablaba en tiempos contigo bastante de musica, MANUSAC, etc

Luis dijo...

¡Qué alegría!

Inicialmente…
1) Pensé que eras…
2) ¡Un amigo que me escribe!

Pero, ¡va y me das una pista! ¡No eras quién me pensaba! ¡Deprimente, mi memoria!

Pero rápidamente me fui a rescatar la orla. Rápidamente; pero el proceso para acceder al lugar recóndito donde la guardo fue lento (y doloroso: ¡no olvides que en ese momento estaba realmente deprimido por no recordarte ;-)

Joé, ¡¡¡FÉLIX!!! ¡Qué ALEGRÍA! ¿O qué deprimente no acordarme de gente a la que aprecié tanto alguna vez? ¡No me da la gana que NADA ensombrezca este e-reencuentro! ¡Qué alegría!

Mándame un correo con tu dirección a "luispueyo(arroba)mac.com" para poderte escribir a gusto.

Por el momento, un fuerte abrazo (y dos besazos a tus abductoras).
Luis