miércoles, 24 de octubre de 2007

Juez de menores al habla…

La verdad es que este es un post más bien para mayores de 30, que, más bien, no es a quién va dirigido el blog. Pero, no obstante, voy a colgarlo. Porque:

a) Este blog tiene algo de absurdo.
b) Este blog también puede ser leído, incidentalmente, por mayores de 30… Ello puede servir para revindicar el ocio semi-IM-productivo de Internet para los adultos.
c) Estos videos también pueden ser vistos (creo que con provecho) por menores de 30…
d) A mí me ha gustado. Creo que vale la pena conocerlo.

Es largo: dos videos de 10 minutos cada uno. Pero, insisto, creo que vale la pena verlo. El señor que habla se llama Emilio Calatayud y es juez de menores…




Fotónica: los LED's y las placas solares

¿Qué son? Pues son esas lucecitas de colores que "adornan" los equipos de música malos (los buenos llevan el del ON/OFF y poco más), la que se ilumina cuando enciendes tu TV (ya hay televisores que utilizan tecnología LED en la pantalla!), el monitor de tu ordenador, etc. También los hay que no se ven: porque están por dentro de los aparatos y porque la "luz" que dan no es visible para nuestros ojos. Es el caso de los "diodos láser" de tus reproductores de CD, DVD y grabadoras de ordenador. Si quieres algo más de detalle mira aquí. En todo caso ya están por todos los lados…

Chiquitines (y aún los hay más pequeños)...
Adivina de qué color da la luz cada uno de los de la figura.
¡Pero no te hagas tanto el listo!, porque el rojo daría luz roja aunque la cápsula de plástico que lo envuelve fuese transparente… ;-p

Ya los hay de un montón de colores. ¡Hasta blancos!, lo cual es fundamental para utilizarlos en alumbrado doméstico, linternas, etc. ¡Incluso los hay que pueden dar luz de dos colores!

Y aquí un chiste. Igual no lo pillas. Es un juego un de palabras sino de acrónimos (LED vs LSD)…




¿Sus principales ventajas? Son baratos, muy duraderos (muuuuuuucho más que las bombillas y que los fluorescentes) y consumen muy poco (muuuuuuucho MENOS que los sistemas de alumbrado convencionales). Aquí puedes encontrar datos sobre la duración y consumo de un semáforo "antiguo" y de uno de LED's.

En fin, que son unos "cacharritos" muy eficientes. Y eso es bueno. Por supuesto lo es para la industria que, llegado el momento, ganará mucho dinero –tampoco es justo olvidar el gran esfuerzo económico y de todo tipo que anda realizando el sector (1). Pero, sobre todo, que es a lo que voy, lo es para la sociedad (y para la naturaleza, cosa que no siempre va unida a lo anterior). (2)

Tienen un sinfín de aplicaciones pero, en el editorial de la revista "Photonics" que comenté en el post anterior, aquel que tanto me gustó, se centraban en dos muy interesantes.
"Están proveyendo de luz a gente que no dispone de electricidad. Hay proyectos muy excitantes, como el BOGoLight, que están donando linternas de LED a gente que carece del lujo de la electricidad".
Donan una linterna por cada una que venden a través de su web. Ello es posible gracias a la caída de precios que han sufrido los LED el pasado año, año y medio.

Luego está el tema de las placas solares, un mercado que ha sufrido pocos avances en los últimos 20 años. Pero que, en los últimos seis meses, han visto aumentar su eficacia a precios inferiores.
"Cuando el precio sea lo suficientemente bajo, no cabe duda que esta fuente de energía renovable encontrará nuevos mercados. Sin la presencia de la fotónica en la investigación, fabricación y prueba, este campo no podría avanzar.
Como los LED, la energía solar proporcionará a las personas oportunidades para cambiar sus vidas. Por ejemplo, las Naciones Unidas están financiando proyectos en la India para dotar a algunos hogares de sistemas de energía solar baratos."
Dotar de energía y luz a gente que nunca han disfrutado de ellas es un reto muy importante (en muchos sentidos, pero sobre todo a efectos sociales). Si se consigue será algo revolucionario. La fotónica juega un papel crucial en ello.



(1) De nuevo, los geniales Faemino y Cansado. Empiezan sus espectáculos agradeciendo al público su asistencia: "el público es muy importante para artistas como nosotros que hacemos todo esto ¡¡por la pasta!!". Ése es el concepto de la industria "en condiciones": "todo lo hacen por la pasta", pero hay mucho trabajo por debajo, mucho esfuerzo y riesgo. Todo está muy currado, como en los espectáculos aparentemente casuales e improvisados de mis humoristas preferidos. Hacen su trabajo y lo venden. Es justo. En el caso de la industria, puede serlo…

(2) Sólo me estoy refiriendo a su impacto en el consumo energético. Desconozco el impacto medioambiental que tendrá su fabricación masiva frente a la producción actual de bombillas, fluorescentes, etc. Pero la cosa pinta bien.

lunes, 22 de octubre de 2007

Fotónica

"¿Buscas un especialista en modulación de la luz?". Así dice un anuncio (¡qué chulo!) de un fabricante de lásers y sistemas ópticos. ¡No nos queda nada para controlar el tema tanto como los camaleones!













Voy a aprovechar lo mucho que me ha gustado la editorial de la revista "Photonics" del mes de Junio para contar alguna cosita sobre esta "nueva" rama de la física.


¿Qué es la fotónica?

Poco a poco…

Es una disciplina muy relacionada con la óptica. La óptica de la que todos hemos oído hablar es la de las gafas, espejos (los retrovisores del coche y los que utilizas para ver cómo anda tu grado de belleza), microscopios, cámaras de fotos, etc. Todo muy relacionado con la palabra "ver", sobre la cual pretendí contar cositas en en posts anteriores.

Para los que estéis un pelín ubicados en el mundo de la física cabe decir que, en el s. XIX, Maxwell y Hertz, demostraron que la óptica era una parte del electromagnetismo (= electricidad + magnetismo). Una de las grandes unificaciones que se han producido en la física.

Esta óptica a la que nos estamos refiriendo podría denominarse óptica clásica: muchas de sus aplicaciones se conocían desde el año de maricastaño (Arquímedes ya se dedicaba a quemar los barcos enemigos concentrando la luz solar con espejos y tal).

Al principio del s. XX se descubrió que la luz estaba cuantizada. Es decir que era emitida (por el Sol, una vela, una bombilla, etc) y absorbida (por tu retina o una placa fotográfica o un CCD o…) en forma de pequeños paquetes de energía.

Dicho así, la cosa parece inofensiva, pero no lo es en absoluto. La ideita fue origen de la teoría más precisa y difícil de comprender (para profanos y no-tan-profanos) de la física: la teoría cuántica. El caso es que a aquellos paquetes de energía se les llamó fotones (del griego
φως, phos, luz) así que ya puedes ver de dónde viene el nombre de fotónica: foton-ica (jueguecillos con fotones), una palabreja que recuerda a electron-ica (jueguecillos con electrones). Y puede considerarse sinónimo de óptica cuántica.

Dicen en la web del Institut de ciències fotòniques:
La fotónica define el campo del conocimiento que se dedica a la generación, transmisión, detección, control y manipulación de la luz.
Si quieres leer un poquito más al respecto, haz click aquí. ¿Un poco más? Pues lee cosas del ICFO.


¿Por qué es importante la fotónica?

Dicen en la página del ICFO:
Constituye una de las tecnologías clave del siglo XXI. El papel de las tecnologías fotónicas es ya muy importante en una diversidad de campos, como la agricultura y el medio ambiente, los procesos de fabricación y manufactura, los sistemas y servicios de telecomunicaciones, la medicina y la asistencia sanitaria, las ciencias de la vida, la seguridad, el entretenimiento y en un largo etcétera.
No especifican que alguna de dichas tecnologías pueden manufacturarse a bajo coste. Detallazo, porque ello puede afectar muy positivamente a los países más pobres.

¿Aún no estás muy convencido de las infinitas utilidades de la fotónica? ¡Pues pregúntale al camaleón de la figura por sus capacidades para modular la luz…!
De todas maneras, próximamente os hablaré de la revolución que se avecina con los LED…

sábado, 20 de octubre de 2007

nrm25: El punk no ha muerto

nrm25 no es el nombre de ninguna técnica físico-química.
¡Por poco no es rmn25!, en cuyo caso podría ser el acrónimo de "resonancia magnética nuclear" (el 25 tendría que hacer referencia a algún isótopo…).

Pero el tipo de la figura de al lado hace sospechar que no. Y, en efecto, este mensaje es de tal intrascendencia que me he creído obligado a clasificarlo como "No Recomendado para Mayores de 25" (nrm25): sólo si eres lo suficientemente joven tendrás un rato para perder. Bueno, o si eres un irresponsable. [En efecto éste es mi caso; pero palabra que dediqué a la tontería un t inferior a 1 hora]

El caso es que el otro día un amiguete (thanks, Gabi!!; a ver si algún día aclaro mis conceptos de amigo, amiguete y amigote) va y me manda esta página:

Punk-o-Matic


¡Me lo pasé de maravilla tonteando –recuerda, un t<1h– Fugazi, ni pone letras incendiarias a la música… ¡Insuficiente, insuficiente!

¡Claro!, comparte la insuficiencia de TODO lo virtual. ¿Dónde vas a comparar un buen concierto punk con un rato de tontería "punk-o-matiquera"? ¿O una buena charla bis a bis con un amigo, amiguete o amigote, con un "contacto" vía Messenger.

Fue divertido PERO… ¡no confundamos el tocino con la velocidad!

¡¡Larga vida a los músicos de verdad!!

Este otro programilla que, como a Gabi, también me parece menos serio, te permite tomarte unas cervecillas virtuales. Algo es algo… :-p

sábado, 13 de octubre de 2007

Lederman (10): el misterioso Sr. Higgs

Las partículas del modelo estándard electrodébil. © Fermilab.

Aún no han aparecido en este blog los personajes que muestra la figura. Hoy se presenta en esta nanocomunidad el bosón de Higgs. Justamente el que menos comprendo pero que, como indica claramente la figura, ocupa un lugar central en la teoría del Modelo Estándard.

Por cierto que esta figura daría para pintar una camiseta de física bien chula (aunque no definitiva, ¡je!)









Hace mucho tiempo, mogollón de personas morían de "fiebres". Hoy sabemos que dicho término engloba tropocientas enfermedades… Pero la cosa no ha cambiado tanto: las personas seguimos utilizando conceptos "comodín" para enmascarar nuestra ignorancia. Por ejemplo, denominamos "esclerosis múltiple" o "enfermedad de Parkinson" a lo que, muy probablemente sean varias enfermedades que comparten síntomas; la multiplicidad de sus evoluciones clínicas parecen indicarlo.

Los físicos cuánticos, por su parte, hacen lo propio: cuando no cuadra algo introducen una cosa que llaman campo escalar :-)

A mí, lo del campo de Higgs me parece la leche. Pero si lo pienso un poco me doy cuenta de que es porque NO lo entiendo (ni lo podré entender dado mi nivel matemático actual, mi nivel de ignorancia y mi edad). Es decir, por una especie de envidia rabiosa. Al fin y al cabo más ad hoc que los postulados de Bohr…

Pero voy a lo que voy. Aún dentro de mi ignorancia, cuando leo algo como lo que seguirá me animo un poco. Es la habilidad de la buena divulgación: te hace sentir un poco más feliz aún siguiendo sin entender el "conce-to" (como decían los presentadores del podcast "A través del Universo").

Así que,
si no comprendéis qué es el campo de Higgs, no os hagáis ilusiones, vais a seguir en las mismas. Pero, espero, más contentos. Además, si sois profes o tenéis hijos/as de nivel avanzado les podréis contar esta historia y no quedar al nivel del betún…

El capítulo anterior de esta saga (al que hacía referencia el post Lederman 9) acababa así:
¿Qué o quien obstruye nuestro camino en la búsqueda de la camiseta definitiva?

Para poder completar el trabajo que iniciaron los griegos debemos considerar la posibilidad de que nuestra presa ande dejando pistas falsas. Como los espías en las novelas de John le Carré, los físicos experimentales deben tenderle trampas. Esto puede forzar al delincuente a exponerse.
El siguiente (el misterioso Sr. Higgs) cuenta…
En eso están los físicos de partículas [construyendo el LHC, un acelerador de 27 km de circunferencia] con el que pretenden atrapar al villano.

Y, ¡menudo villano! El mayor de todos los tiempos. Creemos que hay un ente fantasmagórico por todo el universo que nos impide conocer la verdadera naturaleza de la materia…

A esta barrera invisible que nos impide conocer la verdad la llamamos "el campo de Higgs". Sus helados tentáculos llegan a cada rincón del universo, y sus implicaciones científicas y filosóficas excitan y ponen la piel de gallina a los físicos.

El campo de Higgs ejecuta su magia negra por medio de una partícula: el bosón de Higgs. Él es la razón número uno para construir grandes aceleradores como el LHC, los únicos con energía suficiente para producir y detectar el bosón de Higgs. Este bosón ocupa un papel tan importante en la física actual, tan crucial para nuestra comprensión de la estructura de la materia, es tan escurridiza que se le ha dado el apodo de "la partícula divina" (the God particle).

¿Por qué la partícula divina? Dos razones. La primera, el editor no nos dejó llamarla "the Goddam particle", "la puñetera partícula" [¡Gracias mil a Roger por su ayuda en la traducción de este fragmento!], un nombre más que adecuado dada la naturaleza malvada de la villana buscada y los grandes gastos económicos que está exigiendo su captura.

Y la segunda: existen conexiones con una historia contenida en un libro, uno MUY antiguo…
The God particle, Leon Lederman

El libro muy antiguo es la Biblia. Pero eso será para otro día.

¡Ep! Pero tenéis que estar contentos: hemos comprendido por qué el magnífico libro del señor Lederman se titula así: the God particle.

Psicoanálisis

El psicoanálisis me parece más interesante que a la mayoría de mis mejores amigos, a los que más respeto… Es cierto que el empecinamiento de Freud por considerar su teoría psicoanalítica 100% científica también me parece irritante. Pero creo que ello no la invalida totalmente; ni mucho menos a la práctica psicoanalítica. Sí teoría y práctica no son lo mismo, diferenciaba mi psicoanalista con frecuencia. Nunca, pero aún menos en el caso del psicoanálisis.

Primero fue la práctica, la observación o, mejor, la escucha observadora del malestar humano. Freud era una persona extraordinariamente cultivada y muy inteligente. Así que no me extraña su intento (deseo, diría él) de llegar a una teoría capaz de explicar su praxis. Se me antoja un intento muy valioso y valiente. Muy ambicioso. Seguramente demasiado, incluso para él. Pero me quedo con el calificativo de valioso.

Señalo aquí que sus primeros pasos caen enteramente dentro del método científico. Por ejemplo, siendo médico de formación, observó que muchas formas de parálisis que veía en su consulta no podían deberse a una anomalía fisiológica real. Hablando de una mano totalmente paralizada:

"…Un daño neurológico real puede inmovilizar por completo ciertos dedos, pero no la muñeca. O puede hacer que se pierda la capacidad de emplear el pulgar, pero sin afectar lo más mínimo a los otros dedos. Pero cuando una parálisis se apodera de toda una parte del cuerpo, de toda las reticulaciones neurales diferenciadas, no es la fisiología sino la psicología la que debe consultarse…"

No, esto no lo ha escrito Freud. Pero escribió cosas de este estilo. Virtualmente idénticas. Estaba perfectamente atento a los progresos que realizaba Santiago Ramón y Cajal en la ciencia neurológica. No utilizo un texto del propio Freud porque este post ha sido suscitado por la novela que ando leyendo, "La interpretación del asesinato" de Jed Rubenfeld.

Freud obtuvo "éxitos" y "fracasos". Prefiero hablar de "éxitos" que de curaciones; me parece menos discutible. Por ejemplo, no creo exagerado calificar de éxito (aún sin comillas) el hecho de que un dentista te apacigüe ese dolor de muelas brutal que llevas días (seguro que no más de dos ;-) soportando, con un antibiótico. Aún cuando no te haya extraído el diente foco de la infección (la causa) me gusta considerarlo un éxito parcial, momentáneo pero muy muy importante para el paciente (reconozco que mucho menos para su vecino).

Todos sabemos que el malestar psíquico es terrible. Aún unas cuantas horas de lo que denominamos mal rollo duelen de lo lindo. Así que la práctica psicoanalítica me parece perfectamente válida si a uno le apacigua el dolor del alma.

Ya he dicho que la teoría tampoco me parece algo a desechar. No es que la conozca en profundidad ni nada por el estilo pero lo poco que conozco tiene su punto. A veces es muy bonita y pienso que ha influido en nuestra cultura mucho más de lo que se admite.

Así que, ahí va el arranque de la novela que ando leyendo. El segundo párrafo me parece una bonita hiper-síntesis de la teoría psicoanalítica:
"No hay misterio en la felicidad.

Los hombres infelices son todos parecidos. Alguna herida de hace mucho tiempo, algún deseo denegado, algún golpe al orgullo, algún incipiente destello de amor sofocado por el desdén –o, peor aún, por la indiferencia–, se aferra a ellos, o ellos a lo que les hizo daño, y así viven cada día en un sudario de ayeres."

PD: El señor Jed Rubenfeld, el autor de la novela, hizo su tesis doctoral en la universidad de Princenton sobre Sigmund Freud. Así que las dosis de realidad (que por lo que llevo leído, parecen elevadas) que se entretejen con la ficción son muy precisas. ¡Sí señó!

miércoles, 3 de octubre de 2007

Lederman (9): La camiseta definitiva

Hace poco estuve en una fiesta (que me resultó extraordinariamente grata) a la que me presenté con una camiseta llena de fórmulas físicas y matemáticas. Quizás debiera haber ido más elegante. Rectifico. Quizás debiera haberme arreglado. Rectifico (que no me puedo arreglar). Quizás debiera haber ido elegante. Pero los que me conocéis sabéis que realmente soy así (de impresentable): me encantan las camisetas. Las de música y ciencia son, al menos coherentemente, mis preferidas.

Pero tuve el "apoyo" de uno de mis compañeros de fiesta: se había puesto una corbata "rara", científica, que, claro, me encantó. Él había colaborado dura y eficientemente en la organización del fiestorro; yo creo que eso le daba derecho a ir vestido como quisiese. No obstante, iba elegante. ¡Pero llevaba una corbata "rara" a ojos del gran público! ¡Y yo me sentí acompañado!

Como el post de hoy (el bueno, el azul) va de camisetas quería introducirlo con los párrafos anteriores, a modo de posible bienvenida,
a este blog, a algunos de los compañeros de aquella fiesta (25 años desde que acabamos la carrera!!!).


"Mi hermano es un empresario moderno, de esos que venden, entre otras cosas, camisetas con frases ingeniosas. Estas permiten que la gente meta su visión del mundo en una frase no más ancha que su pecho. La ciencia no debiera ser menos ambiciosa. Espero vivir para ver toda la física reducida a una fórmula tan elegante y simple que quepa fácilmente en la parte delantera de una camiseta.

A lo largo de los siglos hemos realizado progresos significativos en la búsqueda de la camiseta definitiva. Por ejemplo, Newton introdujo la gravedad, una fuerza que explica un divertido espectro de fenómenos dispares: las mareas, la caída de una manzana, las órbitas de los planetas y los clusters de galaxias. La camiseta newtoniana rezaba F = m a.

Más adelante, Faraday y Maxwell desvelaron el misterio del espectro electromagnetico. Encontraron que electricidad, magnetismo, la luz del sol, las ondas de radio y los rayos X eran manifestaciones de la misma fuerza. La tienda de recuerdos de cualquier campus universitario te venderá camisetas con las ecuaciones de Maxwell pintadas en ellas.

Hoy, muchas partículas más tarde, tenemos el Modelo Estándard, que reduce toda la realidad a una docena de partículas o así y cuatro fuerzas. Representa todos los datos que hemos obtenido desde el primer acelerador, la torre inclinada de Pisa. Organiza las partículas llamadas quarks y leptones –seis de cada– en una elegante tabla. Uno puede representar el Modelo estándard en una camiseta, pero quedará bastante repletita. Es una simplicidad duramente conseguida por un ejército de físicos que han viajado por la misma carretera. Sin embargo, el modelo representado es tramposo: con sus 12 partículas y cuatro fuerzas es notablemente preciso, pero está incompleto y, de hecho, es internamente inconsistente. Si queremos tener espacio para disculparnos por las inconsistencias necesitaremos una camiseta XXL, y aún así…

¿Qué o quien obstruye nuestro camino en la búsqueda de la camiseta definitiva?"

Leon Lederman, The God particle
Justo ayer le envié una lista de fórmulas a un amigo para que pintase una camiseta que quiere regalar. La camiseta que pinte no será la definitiva… Era la lista de leyes fundamentales de la naturaleza, según el Dr. Wagensberg. Son las ecuaciones que recubren la entrada del CosmoCaixa de Barcelona. A mí me parecen, desde un punto de vista estético, muy bonitas. Las que comprendo tienen para mí un plus de belleza, así que me parecen muy muy bonitas. Bellas. Y por tanto no creo que sea tan raro que me gusten las camisetas que las contienen.













Estas son tres de mis camisetas predilectas. La que contiene el sistema periódico se aproxima bastante a la idea de camiseta definitiva. Los físicos deben conformarse con llenarla de fórmulas o, si la rellenan parcialmente, sólo podrán cubrir parcialmente el mundo de la física.


Y nada, que son curiosas las casualidades de la vida: el post que tocaba colgar hoy… iba de camisetas!!!

PD: He colocado la etiqueta de "tecnología" a este escrito; en referencia a la "tecnología de camisetas", claro… ;-p