miércoles, 17 de septiembre de 2008

Recordando a Monterroso

Me acabo de reencontrar con un libro de cuentos de Monterroso que tenía. Por recomendación de un amigo.
En uno que se titula "Movimiento perpetuo" aparece un personaje con problemas de memoria. ¡Y se llama Luis! A veces no identificarse con un personaje de (supuesta) ficción es muy muy difícil.
– ¿Te acordaste?
Luis se enredó en un complicado pero en todo caso débil esfuerzo mental para recordar qué era lo que necesitaba haber recordado.
– No.
El gesto de disgusto de Juan le indicó que esta vez debería de ser algo realmente importante y que su olvido le acarrearía las consecuencias negativas de costumbre. Así siempre. La noche entera pensando no debo olvidarlo para a última hora olvidarlo. Como hecho adrede. Si supieran el trabajo que le costaba tratar de recordar, para no hablar ya de recordar.
Poco recordaba del libro en cuestión, lo cual me ha permitido disfrutarlo cómo si hubiese sido la primera vez que lo leía. Consuelo minúsculo: recordándolo podría haberme sonreído a lo largo de todos estos años (al rememorarlo). Pero, como hacía decir Quino a uno de sus personajes: si no se aprende a apreciar las pequeñas ventajas de los grandes inconvenientes (de las grandes pérdidas) se sufre mucho en esta vida. ;-)

domingo, 14 de septiembre de 2008

El LHC, cosa seria


Dejando al margen las tonterías del post anterior sobre el LHC, quería decir algo sobre él. Realmente, más que decirlo yo, dejar aquí algunos enlaces que permitan, a quien quiera, saber algo más de lo que dicen los periódicos al respecto.

Parece obvio que el primer lugar dónde mirar sea en el CERN, en el sitio dedicado al LHC. Está en inglés pero puedes encontrar traducido su contenido por la gente de Astroseti aquí. El enlace te lleva a la parte XIII; las anteriores puedes encontrarlas al final de la misma.

Un trocito "de CERN" que traduje, puedes encontrarlo aquí.

Había un filósofo —noooooooooo, ¡no recuerdo quién!— que decía que le aburría la ciencia porque sólo daba respuestas. Fijo que era anterior al siglo XX, que desconocía la mecánica cuántica. Sus amigos científicos, todos newtonianos. Creo que le encantaría el estado actual de la física en el que por cada respuesta se generan 10 nuevas preguntas…
[En efecto podrías pensar que eso generará una reacción en cadena hacia la ignorancia. Otro día hablamos…]
El caso es que entre los muchos enigmas de la naturaleza algunos de los más mosqueantes (y elementales) los encierra la física de partículas (que para algo se encarga de estudiar lo elemental). Puedes encontrar un esbozo de los mismos aquí.

Qué, ¿más preguntas que al principio? Puedes intentar leer —poquito a poco, no te vayas a tirar balcón abajo— la página "El CERN en 7 preguntas". Encontrarás traducidas las partes que más interesantes me parecieron (casi todas).

Qué, ¿más preguntas que al principio? Podrías bajarte, ver y estudiar todas las conferencias que encontrarás aquí.

¿Deprimido? Pues no sé qué decirte, ¡matricúlate en la facultad de físicas y haz la especialidad de "Altas energías"!

Si tienes alguna pregunta puedes hacerla en los comentarios al post.

¡Se me olvidaba! Lo que se ve en la foto de arriba (extraída de la web del CERN) no es un tubo con un marciano sino un técnico soldando las uniones entre dos partes de las muchas que tiene todo el tubo del acelerador. Soldaduras de precisión extrema, desconocida hasta ahora. Y es que me hacen gracia la mayor parte de las fotos que publican los diarios: se ve un trozo del túnel del LHC con un tubo azul. ¿Será el tubo de los desagües? ¡Que va! Lo que hay dentro y su funcionamiento es de una complejidad que hace alucinar.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Tonterías sobre el LHC

Caldeadito está el ambiente en el CERN, lo cual es algo paradójico ya que, como dice uno de sus eslogans, es el lugar más frío del universo. No de la Tierra, no, ¡del universo! En efecto, 27 km de acelerador "refrescado" a casi el cero absoluto de temperatura es la zona más fría que conocemos.

La importancia de todo el tinglado (el término "aparatuqui" se queda corto) es enorme, como muestra el hecho de que incluso Google diseñase un logo para celebrar su puesta en marcha ;-)
¿Habéis leído una columna que publicó El País con algunas anotaciones de Álvaro de Rújula sobre el LHC? Pues a ello: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/microagujeros/negros/inofensivos/elpepusoc/20080911elpepisoc_2/Tes

[Seguro que ya lo he dicho alguna vez en este blog. Aún así, insistir en que ver en "acción-conferenciante" a este científico es un placer de dioses. Mirad la conferencia "el vacío o la nada…" que podéis descargar desde aquí. Al menos debes mirarte los 10 primeros minutos ¡y los 10 últimos!]

Sobre la columna citada anteriormente, un amigo maquero (un maquero pre-pre-pre-ipod, cómo yo) me ha hecho llorar de risa (un poquillo de placer, también) al destacar cómo la marca de la manzana (frente a Windows) va ocupando el lugar que merece. Jejejejeje.

"Es posible que cada punto del espacio sea como una manzanita, con sus propias dimensiones. Pero como ahora vamos a ver las manzanitas muy de cerca con el LHC, a lo mejor tienen extra dimensiones internas"

¿Te das cuenta?, cada punto del espacio es ¡una manzanita!. ¡No una ventana, no!, ¡una manzana!. Aunque no descubran jamás el puto bosón de Higgs, sólo por ése otro descubrimiento habrá valido la pena el cacharro. Desde aquí mismo propongo al de Rújula para el premio al maquero del año, si es que eso existe, y si no, habrá que crearlo, ¡pero ya!.
¡Gracias, Carlos!

domingo, 7 de septiembre de 2008

Walter Benjamin, fotografía y ciencia

Créditos de la fotografía, aquí.

¡Ya lo sééééééééé!: ésta es una fotografía muy vista. ¡Y qué!
  • Me sigue pareciendo preciosa…
  • Me parece ideal para explicar lo que quiero…
  • Y, ¡lo más importante!. ¿Das clases a gente menuda o adolescentes? ¿Tienes hijos pequeños? ¡Pues eso, connio! ¡A ver si, por ir de moderno, se te va a olvidar presentarles –¡privarles de su primera vez!– las pinturas clásicas, las esculturas imprescindibles, las fotos inolvidables…! No, no, las fotos de tu boda sólo son inolvidables para ti y unos poquísimos. Que eso también es muy importante para ti, pero yo me refiero a las Meninas, al David de Miguel Angel, etc. [Cualquier día te cuento por qué, cada vez más seriamente, me planteo llamar a este blog "descubriendo la sopa de ajos"] [Además, si eres profe de física, dedicar unos minutos de clase a comentar cómo se visualizan procesos muy rápidos (o muy lentos) puede hacer que una "dura clase de cinemática" pierda sus calificativos negativos e incluso pase a ser recordada por algunos alumnos].
  • ¡Ah!, y da para hablar mucho de física [Cosa que no voy a hacer: a ver si alguien se anima a dejar comentarios sobre la física que contiene]
El caso, es que, me apetecía acompañar alguno de los comentarios de Walter Benjamin (post anterior) con fotografías que me vinieron a la cabeza mientras lo leía.

Por ejemplo:
Es corriente que alguien se dé cuenta, aunque sólo sea a grandes rasgos, de la manera de andar de las gentes…
¿Y de los caballos? ¿Nos damos cuenta de cómo galopan los caballos? Eadweard J. Muybridge lo mostró al mundo. [La versión inglesa del artículo es algo más extensa y, sobre todo, contiene más fotos].


Debido a sus éxitos científicos, Muybridge se dedicó a registrar los movimientos de los seres humanos y de los animales del zoológico de Filadelfia. Las fotos resultantes fueron publicadas con ayuda de la Universidad de Filadelfia en 1887 en el libro Animal Locomotion (Locomoción Animal), que ha continuado, incluso siendo hasta hoy la obra de referencia básica sobre el movimiento humano y animal
Y el mundo del cine (¡¡que anda que puede dar que hablar!!) quedaba a un pasito de na.

Y la fotografía de alta velocidad, un poquillo más lejos. Pero tampoco tardó tanto en brindarnos joyas como la que encabeza este post. O como las que puedes mirar (a mí me parece muy recomendable) en estas páginas: 1, 2, 3 y 4, por ejemplo.

Como decía W. Benjamin: "La técnica más exacta puede dar a sus productos un valor mágico".

Como decía Arago (e ilustra la foto de abajo): «Cuando los inventores de un instrumento nuevo lo aplican a la observación de la naturaleza, lo que esperaron es siempre poca cosa en comparación con la serie de descubrimientos consecutivos cuyo origen ha sido dicho instrumento.»


Esta "cosa" que ves (gracias a la fotografía de alta velocidad) es ¡una pelota de tenis rebotando contra un pared! No es de extrañar que se acaben rajando ¿verdad?