viernes, 30 de octubre de 2009

Libros electrónicos

Como me hago viejo, cada vez me gustan más los clásicos y el "hardware clásico", como los libros de "carne y hueso", los de papel…

Con su portadica –que puedo dejar bien manoseada si me ha costado leerlo semanas y semanas pero que finalmente deja muy claro que ese libro sí que me lo he leído con la muy agradable posibilidad de que la gente que lo vea en mi estantería pueda pensar que soy mucho más listo de lo que soy con lo agradable que es que la gente que me gusta me valore en exceso e injustamente pero no lo pienses mucho Luis no vayas a coger una depresión de caballo: encima de gilipollas mentiroso…

Con sus paginicas que puedo dejar bien rayujeadas y anotadas con mis bobadas…

Pero, como también pertenezco a la famosa especie de tontorrones a los que les encanta y flipan con la tecnología, el asunto de los libros electrónicos me llama la atención. Mucho.

Creo que el nombre moderno de este tipo de personas es "geek". Pero a mí me parece que no puedo ser "eso". ¡Con la edad que tengo! ¡Eso es cosa de "menores de 48"!
Que, realmente, tengo 49 y no 48. Pero, ¡mira por donde!, la falta de memoria no siempre es fatal y parece que la última edad que fijó mi cerebro fue la de 48. Y voy diciendo por ahí que tengo 48. Sin querer. De verdad.

El caso es que la gente de Xataka ha dedicado unos cuantos post de su blog al tema. Si te interesa, puedes leer su "especial libro electrónico".

¿Que no huelen a libro de verdad? No problem.
Vaaaale, vaaaale, es broma. ¡Pero podría ser verdad!
Y es que ser gilipollas (y viejo) no está tan mal: uno puede sentirse acompañado en casi cualquier lugar. ;-)

lunes, 26 de octubre de 2009

APOD: fotos del Hubble

Ayer, un amigo me mandó un vídeo-montaje con fotos del telescopio Hubble y música de "The Durruti colum". La música, sensacional; tendré que rescatar y redisfrutar los vinilos correspondientes. El vídeo montaje, una "chusta = kk". Le mandé, a mi amigo, a la página original de APOD. Y va y me dice ¡que es lo mismo!

¡Será posible! Y la resolución de las fotos ¿qué?
¡Bah!, un mal día lo tiene cualquiera: mi amigo es muy sensible a los temas de "resolución". Sobre todo en cuanto a "resolución musical" se refiere, la de los buenos equipos de música…

Mira, connio, mira lo que es bueno
¡Si parece una estructura biológica en 3D!
¡Pues no! Es la nebulosa del cangrejo fotografiada por el telescopio Hubble actualizado.

¿Que no lo ves? ¿Pero has hecho click en la foto para descargarte la versión en alta resolución? ¿Y has hecho zoom sobre ella? Pues eso, ¡patatero, que eres un patatero!


Por si fuera poco, el comentario hace referencia a dos conceptos astronómicos bien famosos y espectaculares: las supernovas y los púlsar.


domingo, 11 de octubre de 2009

APOD: Chorros y pilares en Carina

Igual te perdiste la preciosa "Foto astronómica del día" del día… del día… del día… Del otro día.


Deja que se carge la página por completo y te muestre la preciosa foto A…
Luego, al pasar el ratón por encima verás "lo mismo". O sea, la misma área fotografiada a otra longitud de onda. "The same but different" o, mejor –porque es el título de un disco fantástico de un cuarteto de jazz que voy a tener el placer de ver próximamente en Barcelona– "Different but the same".


¿Recuerdas los post sobre lo que significa "ver"?

sábado, 10 de octubre de 2009

Bellow y el amor

"Hasta Adán que tenía al mismo Dios con quien hablar, pidió compañía humana." ¡Impresionante, Bellow! ¡Ni Dios apaga el deseo sexual del hombre (masculino)! Parece que Dios no es tan omnipotente como lo pintaban… ¡Qué mala uva!
"Te falta algo fundamental. Lo comprendo. Hasta Adán, que tenía al mismo Dios con quien hablar, pidió una compañía humana. …/… Hemos trillado muchas veces este terreno, con los pros y los contras, con Chejov diciendo: "Si tienes miedo a la soledad, no te cases", [con Akim Tamiroff respondiendo] "Un hombre sin mujer es como una chaqueta sin pantalones, como el gato del dicho sin la liebre". Entonces dices: "Me estoy volviendo demasiado autosuficiente. No necesito a nadie. Me hiela la sangre reconocer lo poco que me importa este individuo o aquel otro."

Como ves Bellow es potente (omnipotente no, porque ni Dios ;-).

Bueno, como supongo irás deduciendo, quasicientíficamente, de lo ya citado en posts anteriores, Benn (el botánico genial) acaba "enamorándose"…
"¿Qué vio [el tío] en ella? Bueno, como dijo Joyce, no todos los asuntos humanos resisten ser escritos en blanco y negro."
Haciendo comentar la jugada (más bien el fuera de juego) a una amiga y al sobrino de Benn –el narrador de la novela–, Bellow vuelve a mostrarse más que escéptico con el tema del amor…

"-No creerás de verdad que no es más que una trampa.

-Claro que no, pero hay demasiadas variables humanas a las que hay que seguir el rastro. Por ejemplo, mi tío podía saber muy bien que iba a ser engañado, y desea el engaño tanto como ella porque le excita. O si no, estropea la belleza exagerando defectos nimios. Se vuelve exigente hasta la locura y busca faltas en la amada. Se fija en sus nudillos o en la forma de las orejas. O si no, tiene una señal de nacimiento pequeñita, como la belleza del cuento de Hawthorne, perfecta salvo por ese detalle. Cuando Aylmer, el científico loco, le quita la señal, la mata. Bueno, ya sabes lo que dice la Biblia: Dionisia y Hades son uno y el mismo. El dios de la vida y el dios de la muerte son el mismo dios, lo que significa que la vida de la especie exige la muerte del individuo."
Ufff, duro, duro. Descansemos. Otro día, más.

martes, 6 de octubre de 2009

Bellow (perdón, Amazon) y los tiempos modernos (2)

Al hilo del tema tratado en el post de ayer, que incluía temas como el amor y la tecnología, me arrancado una buena sonrisa una foto que acabo de ver. El post que le da cabida se titula:

Lo que el Kindle ha unido…

[Aprovecho para hacer referencia a una "movida tecnológica" que me interesa mucho, que promete mover montones de dinero y que no sé cómo va a acabar. El rollo de los "lectores de libros electrónicos".
¿Que si me tienta comprarme uno? ¡Vaya chorrada de pregunta! ¡Pues claro! Para algo soy un tecnoadictoprofesional (o sea, una persona a la que le encanta hacer el tontolaba con pijaditas electrónicas; útiles, dice; pero eso es muy discutible demasiadas veces… ;-]


La fotico es
esta.


lunes, 5 de octubre de 2009

Bellow y los tiempos modernos

Que el mundo cambia demasiado rápido como para poder adaptarse me parece un tema central en las dos novelas que he leído de Saul Bellow. Una muestra bastante clara:
"-Me pregunto qué es lo que causa estos problemas -dije-. Tal vez un orden de otros tiempos, presunciones de una época diferente. Como si uno aún se valiese de un buey para cultivar la tierra. Figúrate en un estado como Nebraska, tú arando con tu buey mientras tus vecinos, sentados en sus máquinas de cien discos, se mueren de risa al ver tu anticuado esfuerzo.
-Para lo que yo lo necesito, su avanzada tecnología no me sirve de más ayuda que el buey."

En efecto, la tecnología no ayuda a comprender los asuntos del amor (que son los que tienen enredado a Benn el botánico) de los que la humanidad se ha ocupado y preocupado desde siempre.

Más lamentable es que la tecnología sí debiera ayudar a hacer mejor cine pero, mira por donde, no suele ocurrir (aunque el otro día vi "Distrito 9" y me encantó. Siempre gloriosas, las excepciones).
"-No es más que un baño interior de adrenalina. Si los personajes tratasen de explicar lo que ocurre, no los oirías por el sonido de la locomotora, de los reactores, de la respiración pesada, las sirenas y las pistolas, y hasta el niño tiene juguetes que crujen mientras los adultos maquinan. Se elimina la lógica del comportamiento, no existe coherencia alguna. Las personas gastadas, arrasadas, parecen merecer la muerte. Pertenecen al mundo subterráneo, así que a quién le importa. .../...
Hay una explosión, y fuego. También debe de haber sido un malvado, de modo que, ¿para qué tomárselo a pecho?
.../...
El espectador se ve afectado fisiológicamente, bombea más adrenalina, pero lo único que resulta afectado es la fisiología: no hay juicio, solo la respiración, las pulsaciones, la tensión sanguínea; si uno es más sensible, salpullido. Y eso es todo."

Y, por acabar hoy, ahí va un pequeño ejercicio de ironía y mala leche Bellowniana:
"La forma de cambiar para mejor consiste en empezar diciéndoselo a todo el mundo. Uno hace el anuncio. Repite sus intenciones basta que otros empiezan a repetirlas. Cuando uno se las oye a los demás, puede decir: «Sí, yo también pienso lo mismo». Cuanto más repites la intención, más verdadera se vuelve. La clave es la fluidez de la formulación."

¡Qué razón tiene –como saben perfectamente muchos (demasiados) políticos!

jueves, 1 de octubre de 2009

Bellow y los científicos

Desde luego que lo que he transcrito aquí del último libro de Bellow que he leído no puede mostrar su riqueza y profusión de ideas, que hace que muchos de sus personajes padezcan de "incontinencia mental". Menos aún su fina ironía que consigue divertirme hablando de temas de gran calado. Así que aún pienso mostrar algunos otros momentos del libro.
"Que una persona así [refiriéndose a un importante biofísico] escribiese versos dedicados a una mujer que llevaba tantos años muerta demostraba que entre los científicos, gente entrenada para leer en el libro de infinito misterio de la naturaleza, el amor tenía un valor elevado."
Sip, los científicos están sometidos a las mismas urgencias que provoca el amor, el deseo (me refiero aquí al sexual; el deseo de conocimiento, de descifrar algún renglón del libro de la naturaleza parece bastante obvio…), incluso en sus formas más irracionales.
Sip, incluso los científicos acaban descubriendo que el lenguaje del amor no tiene mucho (si es que tiene algo) de racional…
"Hazme un favor, Kenneth, no seas tan puntillosamente racional. No hay nada más irritante que una racionalidad fuera de lugar. …/… Estoy hablando de fenómenos afectivos y tú hablas de sentido común. Peor que inútil.

Benn estaba equivocado, pensé, pero se lo veía demasiado agitado para discutir con él."

Y, sí, al menos en mi caso, la ciencia puede actuar como ansiolítico ante la complejidad imposible del ser humano y la vida en general. Es muy muy curioso: abres la puerta y entras "en la otra habitación"; mucho más ordenada, llena de estructuras simples y complejas (pero inteligibles). ¿Para escapar de la "habitación mundana", del círculo en qué te ha tocado vivir? No, no: para relajarte y poder observar sosegadamente a través de la puerta e intentar comprender. Cobarde y heroico a la vez, podría decirse.
No es bien bien de esto de lo que hablan las líneas siguientes pero me lo han sugerido: el círculo de la vida y más allá…

"Bueno, y, ¿qué es eso de una «relación» y su fundamento? Para decirlo tal como yo lo entiendo y tan brevemente como sea posible, se trata de la monotonía de lo que Swedenborg llamaba «la pura naturaleza»; el aburrimiento del encierro eterno en un círculo fijo, sea cósmico o personal, que nos hace prisioneros. Un mundo fijo de materia y energía, ¿no lo ven? La sabiduría salomónica del «nada nuevo bajo el sol» o la «recurrencia eterna». Un círculo cerrado, y un círculo cerrado es una cárcel.

Mis padres, con todo mi respeto filial, eran prototipos de círculo cerrado. De ahí la atracción que Benn ejercía sobre mí. Aparentemente, él no estaba dentro de la habitual circunferencia; hacía incursiones en el reino vegetal y, en ocasiones, más allá de él."
Pero no siempre funciona la cosa porque la ciencia, en ocasiones, alcanza niveles de perfección y detalle tales que nos hace sentirnos muy muy pequeños:
"En ocasiones, aquellos que no pueden arreglárselas miran la naturaleza a través de sus ventanas. Allí ven crecimiento, equilibrio, belleza, los resultados de miles de millones de años de desarrollo gradual, y eso los avergüenza, hace que se consideren a sí mismos miserables. Se quedan quietos mirando como monigotes torpes y vacíos. Pero entonces se les ocurre pensar: «Es mi mente la que percibe este orden, esta belleza, etc.». puede que hasta sea mi mente la que lo creó. Es posible que la naturaleza ni siquiera exista. pues bien, si he sido dotado de una mente así, ¿por qué estoy tirado con el corazón estremecido como una cría de puerco espín acosada por los perros?"
Pero esto sucede en pocas ocasiones ;-)